Argentina en las manos de Sergio.

Sergio Massa se encuentra en una posición de intermediación entre Alberto (presidente) y Cristina (vicepresidente) de una gran nacion como lo es Argentina. Sergio Massa es jefe minoritario de la Sociedad Todos, que gobierna la Argentina. Hoy en esta situación realiza malabarismos entre la socia mayoritaria Cristina , y el Presidente Alberto Fernández ejecutivo altamente calificado.

El presidente maneja con severas improvisaciones el departamento de gestión con cinco o seis dependientes menores, ya habituados a los cambios de rumbo y de instrucciones.

Alberto en muchas ocasiones se corrige, arruga, retrocede. Aunque debe insistirse: Alberto esta muy lejano a ser una persona insegura . Pero los jefes de la Sociedad Todos son dos, La Doctora y Sergio, en ese orden.

Y Alberto que, a través del promocionado ascenso por un tuit, se posiciono como estadista. Hoy la situación política lo obliga si o si debido a las condiciones de emanciparse. Se atreve, con justo derecho, a discutir posiciones con la socia mayoritaria. Y enfrenta a Cristina sin pruritos. Cuenta también con el factor popular de los accionistas del Movimiento Evita. Es la pobreza institucionalmente fortalecida desde el Estado, que envía al choque, o al frente, a los enganchados del Polo Obrero y el conjunto multiplicado de sellos que se aferran a la gloria insuficiente del presupuesto.

Sergio Massa tiene un factor político también complejo de manejar debe encargarse de contener a El Heredero Máximo. Hijo de Cristina y líder unánime de La Cámpora.

Sergio Massa esta muy lejano de ser gran receptor de afecto, o de simpatías, tanto de Cristina como de Alberto.

Ambos le mantienen asignada la cuota aceptable de desconfianza justificada.


Pero Sergio conquistó el afecto político de Máximo, hasta casi transformarse en el preferido para protagonismos superiores.


Precisamente, es el acercamiento con Sergio de Máximo y la Cámpora lo que comienza a modelar la preferencia de Cristina.

Aunque aspira, sin decirlo, a ser presidenta. Otra vez.

A caballo del jubileo populista que irrumpe en el subcontinente. Y que incorpora pronto a Colombia y a Brasil.


Aunque la Sociedad Todos deba tolerar la impotencia del marco de inflación extraordinaria. Con la economía estallada y carente de energía, hasta la anímica. Y con la pobreza organizada para paralizar el país con cortes, acampes y quebradas.

A la inflación desenfrenada y a la creciente rebeldía social se le debe incorporar la patológica ausencia de conducción política.

Entonces la Coalición Todos se instala plácidamente en la antesala del fracaso.

Para asegurar el retorno de los que fracasaron como Juntos y pugnan por volver a fracasar.


Para cerrar el círculo hay que recordar que Sergio Massa con Horacio Larreta(Macrista) tienen una excelente relacion. Y es también amigo de María Eugenia Vidal.


Quienes los humillan aseguran que Sergio co-gobernó, en la práctica, con Vidal. En la provincia de Buenos Aires.

Lo más grave de nuestro artista de variedades, es que debe encarar la proeza del equilibrio sobre un cable entre montañas desiguales, que los diversos cocodrilos tratan de morder.

El marco de coincidencia genera estragos. La atrocidad social con la aceleración inflacionaria y la fragmentación política.

Pilotear esa nava y mediar en la interna y entre los bloques partidarios es un juego complejo que esta enfrentando Sergio Massa.

La Argentina que continua es la misma que siempre vemos que parece que se estrella contra el muro ,pero sale nuevamente con algún millo mas de pobres a los hombros.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo