ETA asesinaba hace 25 años a Miguel Ángel Blanco.

A Miguel Ángel Blanco lo mató ETA el 12 de julio de 1997, aunque él se agarró a la vida hasta el día 13. De ello, de su asesinato, se encargaron Francisco Javier García Gaztelu, Irantzu Gallastegui Sodupe, José Luis Geresta Mujika e Ibon Muñoa. Menos este último, todos eran miembros del comando Donosti de la organización terrorista.



Estaban en una parque forestal cercano a Lasarte-Oria. García Gaztelu, alias 'Txapote', fue quien disparó dos veces en la cabeza del concejal del Partido Popular, mientras Geresta Mujika, 'Ttotto', lo sujetaba. Un poco más allá, Gallastegui Sodupe, 'Amaia', vigilaba desde un coche. Eran las 16:50 de aquel sábado. La orden de acabar con la vida de Miguel Ángel la había dado José Javier Arizcuren Ruiz, 'Kantauri'.


Pero seguramente no fue sólo él. En marzo de 2022, la Audiencia Nacional acordó reabrir la investigación sobre el asesinato del concejal de Ermua para tratar de determinar quienes, además de 'Kantauri', fueron los dirigentes de ETA que se encargaron de planear y ordenar el atentado.


En un auto, notificado el pasado 17 de marzo, el juez Manuel García Castellón, que fue el instructor de la causa hace 25 años, acordó su reapertura para investigar si los miembros del comité ejecutivo de ETA (Zuba) en el momento de los hechos dieron la orden de asesinar al concejal o bien si son responsables por omisión porque hubieran podido impedir de algún modo su asesinato durante las 48 horas que estuvo secuestrado.


Este mismo 8 de julio, el juez ha acordado archivar la causa para Ignacio Miguel Gracia 'Iñaki de Rentería' por prescripción de los delitos. En cambio, ha acordado citar a declarar al resto de la cúpula de ETA: José Javier Arizcuren 'Kantauri', Miguel Albisu Iriarte 'Mikel Antza' y María Soledad Iparaguirre 'Anboto', que supuestamente habrían ordenado acabar con la vida de Miguel Ángel Blanco. Para poder escuchar a 'Kantauri' se ha emitido una Orden Europea de Detención y Entrega.


El secuestro de Miguel Ángel

Le habían secuestrado el 10 de julio. Fue fácil. Blanco se trasladaba todos los días en tren desde Ermua, donde residía, a Éibar, donde trabajaba en Eman Consulting. Precisamente, esta empresa asesoraba al negocio de recambios del automóvil en el que trabajaba Ibon Muñoa. Éste alojó en su casa a los terroristas y les ofreció su vehículo.


Aquel 10 de julio, cuando el concejal bajaba del tren, Gallastegui abordó al concejal y, a punta de pistola, lo metió en un coche. Miguel Ángel fue retenido en una cabaña de Añorga (Guipúzcoa) y allí estuvo maniatado durante poco más de 48 horas. Viendo que sus exigencias no se cumplían, los terroristas de ETA llevaron al concejal a las afueras de Lasarte y lo ejecutaron.


En realidad, no. Cuando dos hombres encontraron el cuerpo del joven, Blanco aún estaba vivo. Fue trasladado al Hospital Nuestra Señora de Aránzazu, en San Sebastián. Las balas disparadas por 'Txapote' habían quedado alojadas en el cerebro de Miguel Ángel. Tras varias horas en estado de coma neurológico profundo, el concejal fallecía cuando en el reloj aún no habían dado las 5 de la mañana del 13 de julio.


Los tres ejecutores, el colaborador y quien dio la orden

Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote'

Conocido también por los alias Jon, Xabier y Otsagi, está condenado por la justicia por su participación en al menos una decena de crímenes. Llegó a ser jefe militar de la banda terrorista en los últimos años del siglo XX tras la caída de 'Kantauri'.


El ex dirigente de ETA Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', en la Audiencia Nacional.El ex dirigente de ETA Francisco Javier García Gaztelu, 'Txapote', en la Audiencia Nacional.J.J. Guillén / EFE

'Txapote' formó parte del "ala dura" de ETA: nunca mostró arrepentimiento y se opuso a la tregua de 1998. Se le atribuye la reestructuración operativa de unos veinte comandos y el fortalecimiento de la actividad terrorista de ETA durante los meses siguientes a la tregua.


Se sabe que participó en:


El asesinato de Alfonso Morcillo, sargento de la Policía Municipal de San Sebastián, el 15 de diciembre de 1994.

El asesinato del parlamentario vasco del Partido Popular Gregorio Ordóñez, el 25 de enero de 1995.

El ametrallamiento de las viviendas militares del cuartel de Loyola, en San Sebastián, el 22 de mayo de 1995.

El atentado contra la casa-cuartel de Arnedo (La Rioja), el 17 de agosto de 1995.

El asesinato del dirigente socialista Fernando Múgica, el 6 de febrero de 1996.

El asesinato de Miguel Ángel Blanco, el 12 de julio de 1997.

El asesinato del concejal del Partido Popular en Rentería José Luis Caso Cortines, el 11 de diciembre de 1997

El asesinato con bomba lapa de José Ignacio Iruretagoyena, concejal del PP en Zarauz el 9 de enero de 1998

El asesinato del concejal popular de Rentería Manuel Zamarreño, el 25 de junio de 1998.

En el atentado cometido en Sallent de Gállego, Huesca, en el que fallecieron asesinados los Guardias Civiles Dª Irene Fernández Perera y D. José Ángel de Jesús Encinas. Cometido el día 20 de agosto de 2000.


José Luis Geresta Mujika, 'Ttotto'

Es el único de los cuatro que ya ha fallecido. Geresta se suicidó en 1999. Como integrante del comando Donosti, tomó parte en el asesinatos de Miguel Ángel Blanco, pero también del político socialista Fernando Múgica. Además, ayudó en el asesinato de la concejal del PP en San Sebastián, Elena Azpiroz.


Su muerte fue objeto de polémica durante años. Los informes forenses avalaron la hipótesis de la Ertzaintza de que se suicidó: se disparó un tiro en la sien derecha con una pistola. Sin embargo, la izquierda abertzale sembró dudas sobre su muerte y aseguró que podría ser un asesinato.


Irantzu Gallastegi Sodupe, 'Amaia'

Pareja de 'Txapote', representó como él la línea dura de ETA y también se opuso a la tregua de 1998 tras el Pacto de Estella. Madre de dos hijos, su hermana Lexuri Gallastegi también fue miembro de ETA (se le condenó a más de mil años de cárcel por 95 delitos de asesinato terrorista en grado de tentativa).



Irantzu Gallastegi colaboró con 'Txapote' en la reestructuración operativa de varios comandos y el fortalecimiento de la actividad terrorista de ETA durante los meses siguientes a la tregua. Fue condenada por la justicia por su participación en diversos crímenes:


El asesinato del dirigente socialista Fernando Múgica, el 6 de febrero de 1996.

El asesinato de Francisco Javier Gómez Elósegui.

El asesinato de Miguel Ángel Blanco, el 12 de julio de 1997.

Por este último crimen fue condenada a 50 años de cárcel. El tribunal también le prohibió acercarse a la localidad vizcaína de Ermua durante cinco años a partir de su excarcelación.


Ibon Muñoa Arizmendiarrieta

Fue concejal de Herri Batasuna en Éibar. Regentaba una tienda de repuestos para el automóvil que recibía asesoría de Eman Consulting, la empresa en la que trabajaba Miguel Ángel Blanco. Fue la fuente informativa necesaria para que el comando Donosti preparase el secuestro.


Juzgado por la Audiencia Nacional en 2003, fue condenado a 33 años de prisión como cómplice del secuestro y asesinato del concejal de Ermua. Tras pasar por varios penales, fue enviado a la cárcel de Córdoba en 2003, donde permaneció la mayoría del tiempo en el módulo de aislamiento. Allí compartió celda con muchos dirigentes etarras.


Durante sus años en prisión escribió un libro: Gure Ama-lur feminista (Nuestra madre es una tierra feminista). Salió en libertad en octubre de 2020. A su llegada al País Vasco fue recibido por simpatizantes y allegados que proferían consignas a favor de los presos de ETA.


José Javier Arizcuren Ruiz, 'Kantauri'

Miembro de ETA desde 1981, fue jefe de su aparato militar entre 1993 y 1999, año en que fue detenido en París. Condenado por la Audiencia Nacional por pertenencia a banda terrorista y como responsable de numerosas acciones violentas que causaron la muerte de 20 personas y decenas de heridos, así como por su participación en varios secuestros y otros delitos.


Su historial de asesinatos es enorme. Que se sepa Arizcuren participó en más de una veintena de atentados, asesinatos y ametrallamientos. Fue detenido en París el 9 de marzo de 1999 junto a tres de sus lugartenientes. La redada se produjo en plena tregua de Estella, un día antes de que la Policía Nacional desarticulara en San Sebastián al nuevo comando Donosti. En aquel momento 'Kantauri' era uno de los dirigentes etarras más contrarios a la tregua.


Este año, la Audiencia Nacional acordó reabrir la investigación para determinar quienes, además de 'Kantauri', planearon y ordenaron el asesinato de Blanco.

Tras cumplir una condena de 6 años en Francia por un delito de asociación de malhechores con fines terroristas, fue extraditado a España. Aquí fue condenado por la Audiencia Nacional a 72 años de prisión por tres condenas: por el intento de atentado contra el Rey Juan Carlos en 1995 (13 años de cárcel), el asesinato del subcomisario de policía Pedro Ortiz de Urbina en 1984 (37 años) y el intento de asesinato de un guardia civil en Alava en 1985 (22 años).


En 2008, Arizcuren fue condenado de nuevo por la Audiencia Nacional a penas que sumaban 82 años de cárcel por su participación, junto a miembros del comando Araba, en el atentado con coche-bomba contra una patrulla de policía el 6 de agosto de 1987, en el que resultaron muertos dos agentes y herida una tercera persona. Desde su extradición en 2007, 'Kantauri' estuvo prácticamente siempre recluido en Cádiz.


En 2016, el juez Eloy Velasco procesó a Arizcuren por dar la orden de acabar con la vida de Miguel Ángel Blanco.

9 visualizaciones0 comentarios