top of page

Francia entierra el tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur

Prometió a sus agricultores que están protestando, que no se firmará.



La situación generada en Francia con protestas por parte de los agricultores, lleva a que el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea pase a un olvido. El primer ministro francés, Gabriel Attal, dijo que Francia no aprobará el acuerdo comercial.


 “Como ya anunció el presidente Macron, Francia está en contra de firmar el acuerdo con Mercosur”, dijo Attal, durante una reunión con los productores. Francia critica el acuerdo comercial porque la llegada de productos de América del Sur -con una reducción casi total de los impuestos a las importaciones- amenazaría al sector agrícola francés.


“Hemos decidido poner la agricultura por encima de todo, hoy es un día para pasar a la acción”, insistió Attal.


El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, reconoció que la “actual crisis de la agricultura europea” podía representar un “obstáculo” para este tratado, que necesita para poder ser firmado por la Comisión Europea la aprobación de los 27 miembros de la UE.

El mensaje sin embargo no convenció al principal sindicato del sector, que llamó a “proseguir la movilización”. “Lo que se dijo esta noche no calma nuestra cólera. Tenemos que ir más lejos”, declaró el presidente del gremio, Arnaud Rousseau, considerando que las medidas anunciadas eran “demasiado limitadas” y no respondían a todos los reclamos de los productores.


La UE y Mercosur habían llegado a un principio de acuerdo a mediados de 2019, pero los textos, no definitivos, no fueron firmados ni ratificados por los respectivos parlamentos.  Si bien la Comisión Europea negocia por un acuerdo comercial y político con el bloque conformado por Argentina, Brasil, Bolivia, Uruguay y Paraguay, el mismo necesita ser firmado sí o sí por todos los 27 Estados miembro.


Entonces, la contundente negativa francesa dejaría trunco cualquier otro tipo de negociación entre representantes de los Estados.


Los agricultores franceses están presionando al gobierno para que responda a sus exigencias de una mejor remuneración por sus productos, menos trámites burocráticos y protección contra las importaciones baratas.


En declaraciones tras una reunión de emergencia, el ministro del Interior, Gerald Darmanin, dijo que se desplegarán 15 mil agentes de la policía, la mayoría en la región de París.


Los dos sindicatos de agricultores más grandes de Francia dijeron en un comunicado que sus miembros asentados en zonas aledañas a la región de París iban a tratar de bloquear las principales autopistas que conducen hacia la capital, con el objetivo de poner a la ciudad “bajo asedio” a partir de hoy lunes por la tarde. También arrojaron desperdicios agrícolas malolientes en las puertas de varias oficinas gubernamentales.


0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page