top of page

Henry Kissinger permanecerá en nuestras memorias como un delirante, amoral y cerdo despiadado

Henry Kissinger cumplió 100 años en mayo de este año , durante muchas décadas asesor de presidentes y un avatar de la política estadounidense , alcanzó la marca del siglo mientras evidentemente aún conserva todas sus maldades en la política exterior estadounidense.


Un par de meses después de cumplir cien años, viajó a China, como había hecho en secreto por primera vez en 1971, cuando todavía era asesor de seguridad nacional del presidente Richard Nixon. Allí, en contraste con la tibia recepción brindada recientemente a funcionarios estadounidenses como la Secretaría del Tesoro, Janet Yellen, y el Enviado Presidencial Especial para el Clima, John Kerry, Kissinger fue recibido con todos los honores por el presidente chino, Xi Jinping, y otros dignatarios.

Esa fiesta de amor, sirvió a los intereses de ambas parte. Para China, fue una señal de que Estados Unidos estaría mejor si continuará con la política de abrazo cálido iniciada hace tanto tiempo por Nixon a instancias de Kissinger, en lugar de la frialdad que las administraciones más recientes han ofrecido. Para Estados Unidos, la visita representó una oportunidad para hacer lo que ha estado tratando de hacer desde que dejó el cargo público Kissinger: mantener su relevancia e influencia.

Su “relevancia” permanece intacta y su influencia, diría yo, tan malévola como siempre.

Es difícil para los actores políticos poderosos abandonar el escenario una vez terminadas sus actuaciones.



Éste fue ciertamente el caso de Richard Nixon, quien, después de dimitir en desgracia para evitar el juicio político en 1974, trabajó duro durante décadas para volver a ser visto como un hombre sabio en las relaciones internacionales.

Más recientemente, hemos visto la rehabilitación de George W. Bush, bajo cuya administración Estados Unidos cometió repetidos crímenes de guerra.

Habiendo brindado consejos, formales o no, a todos los presidentes, desde Dwight D. Eisenhower hasta Donald Trump (aunque aparentemente no a Joe Biden), dejó su huella en las políticas exteriores de ambos partidos principales. Y en todos esos años, ningún medio de comunicación estadounidense “serio” consideró oportuno recordarle al mundo su larga historia de crímenes sangrientos.


Un guerrero frío desapasionado

Al menos, el enfoque de Kissinger hacia la política internacional ha sido consistente durante más de medio siglo. Sólo se debían llevar a cabo acciones que promovieron el poder militar e imperial de Estados Unidos.

Actuó en el mundo contra los movimientos y sus seguidores contrarios a los intereses estadounidenses de una manera que debían ser erradicados, de manera encubierta, si fuera posible; abiertamente, si era necesario.

La presidencia de Richard Nixon fue, por supuesto, el período de mayor influencia de Kissinger. Entre 1969 y 1974, Kissinger fue el arquitecto de las acciones estadounidenses en lugares clave a nivel mundial.

Hubo un momento en que el 11 de septiembre no recordaba los ataques terroristas al World Trade Center y el Pentágono, sino el violento derrocamiento en 1973 de Salvador Allende, el presidente socialista electo de Chile. Ese golpe, que convirtió al general Augusto Pinochet en dictador del país, fue la culminación de una campaña estadounidense de sabotaje económico y político de varios años, orquestada por Henry Kissinger.

En los primeros días del golpe, 40.000 personas serían encarceladas en el Estadio Nacional de la capital, Santiago. Muchos de ellos serían torturados y asesinados en las primeras etapas de lo que se convirtió en un régimen caracterizado durante décadas por la tortura institucionalizada.

De manera similar, Kissinger y los presidentes a los que asesoró apoyaron la “Guerra Sucia” de Argentina contra los disidentes y la Operación Cóndor , en la que la CIA coordinó golpes de Estado , represión, tortura y la muerte de decenas de miles de socialistas, estudiantes y otros. Activistas de toda América Latina.

Entonces, ¿qué deberíamos regalarle a un asesor presidencial centenario por su cumpleaños? ¿Qué tal una citación para comparecer ante la Corte Penal Internacional para responder por la sangre de millones que le mancha las manos?

7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page