top of page

“Hubo una asociación para tratar de poner en riesgo la marcha del Casmu”

Así lo asegura el presidente de la mutualista, Raúl Germán Rodríguez.



El presidente de Casmu, Dr. Raúl Germán Rodríguez, dialogó con Diario la R y explicó la situación por la cual atraviesa hoy día la institución. En las últimas semanas desde el propio consejo directivo han surgido algunos cuestionamientos y un enfrentamiento interno, cuestionando algunos aspectos de funcionamiento. 


– ¿Cuál es la situación al día de hoy en el Casmu?

– Se presentó por parte de un Consejero del directorio del Casmu, el doctor Álvaro Niggemeyer, una nota, sin documentación, con diferentes acusaciones hacia los miembros de la mayoría del Consejo. En nuestra última sesión del directorio lo que hicimos fue párrafo por párrafo de la nota, mostrar la documentación que refutaba lo que decía. Porque hechos matan relatos. A cada una de las cosas que planteó le mostramos los documentos que demostraban la falsedad de lo que él había dicho en todo este tiempo. Eso quedó a disposición de todos los médicos capitalizadores que quieran ir e informarse, la prensa o los socios. Esto para que vean la magnitud de lo que este individuo ha tratado de hacer con nuestra Institución.


– ¿A qué atribuye usted lo que es accionar de este médico que también es socio capitalizador?

– Esta es la persona que tiene mejores ingresos en nuestra institución. Y no comprendo su accionar. Lo que puedo decir es que hubo un trabajo previo con el periodista Eduardo Preve y el señor Copelmayer, juntos con Fosalba. O sea, hubo una asociación para tratar de poner en riesgo la marcha de la empresa Casmu. Lo que buscan es muy difícil saberlo, pero con el tiempo, la verdad saldrá a la luz. Actúan de esta manera contra el trabajo de 7.000 personas y 180.000 afiliados, contra cientos de proveedores, contra empleados de las empresas tercerizadas que dependen de Casmu. En realidad no sabemos por qué quieren o querrían infligir este daño tremendo a la sociedad, porque Casmu es de la sociedad en su conjunto.


– El doctor Álvaro Niggemeyer integra la agrupación “El Casmu Que Queremos”, ¿usted ha tenido contacto con otros dirigentes de esta agrupación?

– Hemos intentado en todo momento llegar a un acuerdo, se habla y después cuando se sale a los medios se dice otra cosa totalmente distinta lo que se acordó. Yo estoy en el Consejo Directivo desde el año 2002, cuando el Casmu era del Sindicato Médico (SMU) y éramos 11 directivos, de diferentes tendencias políticas, de los más radicales, de un lado y del otro. Se imagina que con 11 personas que piensan diferente, teníamos unos debates en el consejo que eran tremendos. Pero ninguno quería afectar a la institución. Después cuando Casmu se separa del SMU fuimos cinco consejeros. Tuvimos diferencias, pero siempre salimos juntos a defender la institución. Lo que está pasando ahora nunca, nuca en estos 21 años que estoy en el Consejo Directivo, donde pasé por diferentes funciones, lo vi o lo viví.


– Desde la Comisión Fiscal se realizó un informe sobre el accionar del consejero Niggemeyer. ¿Qué opinión le merece esto?

– Lo primero que quiero dejar en claro es que cuando la Comisión Fiscal de oficio, los tres miembros, dos de la mayoría y uno de la minoría, deciden tomar cartas en el asunto, yo estaba en el exterior.


El accionar de la Comisión Fiscal fue, ya que observan que lo que este consejero está haciendo están poniendo en peligro la marcha de la institución. Cuando retornó a Montevideo me encuentro con la resolución de la Comisión Fiscal y se abre un paréntesis de 10 días para que el señor Consejero haga sus descargos al planteo de la Comisión Fiscal. El señor Consejero ha hecho sus descargos y estos descargos han pasado la Comisión Fiscal que lo habrá enviado seguramente a sus abogados asesores. Nosotros también lo enviamos a nuestros abogados asesores, lo cual fue votado en el Consejo Directivo, para que se analice lo que este señor Consejero presenta como vía de defensa.


– Ahora, ¿Niggemeyer hace sus declaraciones y reuniones a título personal o en nombre de su agrupación?

– Eso no lo sé. Lo que es claro es el apoyo de determinadas personas que están operando dentro de las redes sociales, para apoyar su discurso falaz, que fue claramente desmentido en la sesión del viernes 29 de diciembre en que había 50 colegas médicos y que pudieron ver toda la documentación punto por punto que se presentó rebatiendo totalmente las falacias que este señor presentaba. Por ejemplo sostiene que la institución está mal económico y financieramente y después dice que no recibió nunca esa información. Entonces como puede saber que está mal si nunca recibió la información. O una o la otra. Cuando nosotros asumimos tenemos un acuerdo, en que para que la minoría controle la mayoría, todo lo que son cheques, transferencias bancarias, relacionamiento con diferentes organismos públicos y bancos, se eligen dos para firmar. Uno de la mayoría y otro de la minoría, porque así ven que es lo que está se está pagando o acuerdos que se realizan. Sucedió que la minoría cuando asumió se negó a dar su firma. Quedamos entonces los tres de la mayoría para firmar, y después dicen que no existe transparencia. Se negaron ellos a controlar. Y hablan de una crisis cuando los salarios se pagan el quinto día hábil y el aguinaldo en diciembre se pagó el 15 y nadie nos niega créditos. El Ministerio de Salud Pública nos dio dos premios hace 15 días, uno por el Programa de la Integramás y el otro por la coordinación entre Medicina Familiar y Medicina Interna. La Agencia Nacional de Investigación y Innovación nos da un premio por una innovación tecnológica, el Ministerio de Industria nos hace una mención especial por lo que es el cambio de la matriz energética que estamos llevando adelante. ¿Parece entonces que esta es una gestión equivocada?. Lógicamente tendremos nuestros errores, tenemos que mejorar pero con los aportes positivos. Somos cinco en el Consejo. No puede ser una persona se pare en la vereda de enfrente, no hace nada y tira piedras.


– ¿Y en su criterio que se buscan con estas actitudes?

– Es poner en caos a la institución. Por ejemplo, se negaron a firmar la confidencialidad, lo cual sucede con cualquier director de cualquier empresa. Y a pesar de no firmar ese acuerdo, se les dio toda la información.


– ¿Cuál es la situación económica hoy del Casmu?

– Tenemos el contador Ricardo Pascale asesorándonos y un equipo económico de gente joven. Estamos pagando en tiempo y forma. Tuvimos dificultades de caja ya subsanados con el acuerdo firmado con Asse.


El Casmu nació con patrimonio negativo, con 90 millones de dólares de deudas. Fue el doctor Tabaré Vázquez en su presidencia quien hizo aprobar una ley en el Parlamento para que el Casmu pudiera seguir existiendo. Eso fue en el año 2009. Hasta el 2023 (14 años) el patrimonio negativo se abatió en un 40% y en estos últimos cuatro años, con pandemia, de ese 40% corresponde un abatimiento del 17%. Me pregunto si esto es una mala gestión. Pero además hicimos obras por 15 millones de dólares en estos cuatro años y con pandemia. Se cambió toda la estructura edilicia de la institución y pagamos 13 millones de dólares de las obras. Ahora tenemos un acuerdo con Asse para que nos pague lo referente a los servicios que le brindamos. Tenemos acuerdo con otros prestadores a los que le vendemos otro tipo de servicio, como el Banco de Seguros, la Administración Nacional de Puertos, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Defensa Nacional. Y también con privados. El Casmu cambió en cuatro años su matriz de financiación en el sentido de que nosotros multiplicamos por 2000% la venta de servicios. No hemos logrado tener un padrón Fonasa estable. Hemos seguido perdiendo socios, no en la cantidad que veníamos perdiendo. Casmu tenía 280 mil socios en el año 2000 y hoy tiene 180 mil, perdió 100 mil socios en 23 años. Entre 2009 y 2019 pierde 25.000 socios. Por lo tanto, eso no es fácil de revertir. 


– ¿Hacia dónde se da esa perdida de socios?

– Es a dos niveles. Hacia Asse y a los seguros privados. O sea los que quieren pagar más por los servicios y los que no pueden pagar los copagos, o sea los tickets. Entonces, para evitar parte de esto hicimos Medis Group, que no es para competir con los seguros, sino evitar que nuestros socios, se nos vayan a los seguros. En el año 2011, el sociólogo César Aguiar nos dijo en el Consejo “en los próximos años tienen que generar servicios diferenciales, porque la gente va a tener mayor consumo y va a querer tener el servicio diferencial en salud”. Como durante 12 años no lo generamos, perdimos cerca de 20 mil socios hacia los seguros privados. A su vez generamos un producto que es para quienes están en Asse, que si se quieren atender en el Casmu no lo hagan sin ningún tipo de costo. En estos últimos cuatro años, si bien hemos perdido socios, la caída se enlenteció y hemos contratado una nueva gerente de Marketing que nos asegura que para las próximas apertura del “Corralito” a partir del mes de junio, el Casmu va a empezar a ganar socios.


– ¿Qué sucede con el componente etario de los socios?

– Ese es otro tema interesante. Un 30% de nuestros socios son mayores de 65 años. Eso genera una demografía y una epidemiología distinta a las otras instituciones. Solo hay otra institución (la otra grande) que tiene el mismo tipo de padrón. Eso genera algún tipo de dificultad, pero no negamos atención a nadie ni recortamos ningún tipo de atención. Estamos en el Top 5 de las instituciones a nivel del país que atienden más rápido en medicina general, pediatría y ginecobstetricia. En las otras especialidades estamos entre los primeros 10. 


– Se dio a conocer un informe de una auditoría sobre al situación del Casmu, dónde se daban números muy negativos. ¿Qué comentario hace al respecto?

– Eso es información vieja. Cuando asumimos, hace cuatro años, Casmu tenía una grave situación económica financiera. En ese momento la contadora Porceli hoy a cargo del Fondo Nacional de Recursos dijo que no íbamos a poder pagar los salarios de marzo, tuvimos un apoyo del Gobierno nacional. El secretario de la Presidencia de ese entonces, Álvaro Delgado nos recibió y eso permitió con respaldo de las capitas que paga el Fonasa tener un crédito del BROU por 5 millones de dólares para paliar esa situación en marzo. Después vino la pandemia y el balance 2019 – 2020 fue negativo. Pasada la pandemia eso se revirtió y los balances han sido positivos. El de 2023 va a ser entre 90 y 110 millones de dólares positivo. Pero debemos recordar que el Casmu nació con un patrimonio negativo, entonces todos los años las auditorias hablan del mantenimiento del negocio en marcha. Eso es porque tiene patrimonio negativo, aunque tenga balance positivo. Y va a ser así mientras tengamos el patrimonio negativo, lo que esperemos que en algún momento cambie, aunque todo lleva su tiempo.


– Al comenzar 2024, ¿qué mensaje querría dejar a los socios del Casmu?

– A los socios le quiero decir, total tranquilidad. Están en la mejor institución de Uruguay y una de las mejores de América. Hemos realizado inversiones en la mejor tecnología, por ejemplo para el tratamiento de cáncer de mama o de próstata que nadie ha hecho. Estamos incrementando y desarrollando un programa específico de prevención de Educación para la Salud a través del desarrollo de la medicina familiar los diferentes barrios de Montevideo, lo cual comienza este mes. La atención va a ir mejorando y el Casmu se proyecta para ser la mejor institución de América del Sur y requerimos el apoyo y la confianza de todos. 


3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page