José Gervasio Artigas presente en Valparaíso Chile.


El 11 de abril se realizó la inauguración del busto del Gral. José Artigas en la ciudad de Valparaíso. El busto tiene su historia detrás que aquí es relatada por uno de sus protagonistas

José Campot (*)


Corría el mes de marzo de 2016 y la actividad escolar en la Escuela República del Uruguay de Valparaíso, Chile hacía pocos días que había comenzado.

El Director de ese momento, Dr. Juan Cerda Silva había aceptado una entrevista con el presidente del Consejo Consultivo de Uruguayos Residentes en Valparaíso, a fin de presentarse y proponer de parte de los orientales un acercamiento a la escuela del grupo.

Luego de una muy agradable conversación, el Director ofreció un “tour” por la escuela.


Al recorrer la Sala de Profesores, llamó la atención un busto de bronce que se encontraba en un rinconcito del espacio de trabajo. Inmediatamente destacó por ser una imagen “conocida” a los ojos uruguayos, y, ante la consulta, el Director aceptó no saber de quién se trataba y que esa obra estaba en la escuela desde mucho tiempo, incluso antes del emplazamiento actual del centro educativo.


La reacción inmediata fue llevarla a la luz solar y allí se produjo el hallazgo. Primero la confirmación de que se trataba de un busto de Artigas y en segunda instancia el descubrimiento de las iniciales JLZSM y la fecha 1951 grabadas en un costado del busto.

La alegría fue inmediata. Sin dudas, se trataba de una obra en bronce del Gral. Artigas hecha por José Luis Zorrilla de San Martín, escultor que dedicó 40 años de su vida al estudio fisonómico del prócer.

En ese momento dio comienzo un camino de arduo trabajo para los integrantes de este novel Consejo Consultivo que había sido fundado el 28 de noviembre de 2015, cuando se reuniera un puñadito de uruguayos y decidieran comprometerse con ese proyecto.

La idea de hacer una réplica para instalarla en un espacio público de la ciudad fue casi inmediata.




El Director Cerda comprometió inmediatamente su autorización para lo que se necesitara, aunque también una muy comprensible y amable -pero firme- negativa a realizar una “donación” que hiciera innecesaria la réplica.

Comenzaron los contactos con el Consulado de Uruguay en Santiago, con la Escuela de Bellas Artes en Montevideo, con el Ejército Nacional de Uruguay y otras dependencias a fin de lograr la réplica.


Ningún camino intentado en Uruguay tenía luz al final. Las complicaciones de traslado, los tiempos de ejecución y sobre todo los costos, impedían que el proyecto se concretara.

Fue en ese momento que, a través de la Dirección de Desarrollo Cultural de la Ilustre Municipalidad de Valparaíso, gracias a gestiones de su Director Sr. Jacobo Ahumada, se logró contactar al Escultor Juan Delsante Gutiérrez, entonces Director de la Escuela de Bellas Artes de Valparaíso (EBAV).


Plantearle la idea y aceptarla fue todo uno.

Así fue como Director y alumnos de la EBAV se abocaron a la confección del molde primero y de la réplica en resina sintética reforzada, después.

En paralelo, los integrantes del Consejo Consultivo comenzaron el periplo burocrático para lograr las autorizaciones correspondientes. Primero la municipal, luego la del Consejo Nacional de Monumentos Nacionales.


De esa forma, en setiembre de 2019 se logró emplazar el busto en el correspondiente basamento en la Av. Brasil, donde están ya instalados varios bustos de próceres americanos. La esquina con la calle Uruguay fue la elegida. Para octubre de 2019 se estaba en condiciones de realizar la ansiada inauguración.

Pero… octubre de 2019 ha marcado la historia de Chile, porque en ese mes fue el llamado “Estallido Social”. Luego le siguió la pandemia de COVID19 y, por tanto, las ansias de ese puñado de orientales que deseaban hacer un homenaje a su prócer, seguían encontrando piedras en el camino y quedando postergadas.

Todo había estado listo. Las invitaciones, el cóctel de homenaje en los salones de la Escuela Uruguay, hasta algunos con pasajes comprados desde Santiago y otras ciudades de Chile.

No obstante, nadie bajó los brazos.


La idea y la acción necesaria continuó firme.

Hasta que, en febrero de 2022, cuando ya se había comenzado a vislumbrar la salida de la pandemia y nuevamente se empezaban a retomar muchas actividades grupales, una llamada del Sr. Embajador Alberto Fajardo al presidente del Consejo encendió todas las luces: en abril vendría el Buque Escuela “Capitán Miranda” a Valparaíso, participando de una nueva edición de la Regata Velas Latinoamericanas.


Nuevamente las gestiones, llamadas, correos electrónicos, nuevos grupos de WhatsApp donde integrantes de la Embajada y del Consejo se apuraban a coordinar acciones, contactos con amigos municipales para recomenzar a enlazar y acercar voluntades para lograr la tan ansiada inauguración y homenaje.

Hasta que llegó el día. El 11 de abril de 2022, en un muy emotivo acto, la comunidad de uruguayos en Valparaíso – aquel puñadito, familiares y muchos más- acompañados por otros tantos uruguayos que llegaron desde Santiago y otras ciudades de Chile, autoridades municipales, nacionales y por supuesto toda la representación diplomática y personal de la Embajada y Consulado uruguayo en Chile, lograron hacer el ansiado homenaje al prócer de la patria.


Ese hombre que nos dejó el legado más grande que cualquier oriental pueda recibir: un ideario basado en el sentido humano de la política en su expresión más pura; el que hizo carne la idea de que “naides es más que naides”, el que instauró la legitimidad democrática que debe investir la autoridad política para gobernar el país, con la expresión: "Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana"; el Artigas que dio a su pueblo el poder y la libertad que significa haber declarado la imperiosa necesidad de “…promover la libertad civil y religiosa en toda su extensión imaginable”.


Nuestro Artigas desde el lunes 11 de abril tiene un lugarcito donde los orientales del “Uruguay que vive en Valparaíso” cuando sientan el deseo de sentir sus raíces, podrán reunirse en su torno, como lo hacían los gauchos matreros, los negros y los indios que lo seguían en aquellos años de inicios del 1800, para recordar sus palabras y homenajearlo debidamente.

(*) Presidente del Consejo Consultivo de los Uruguayos en la V Región de Valparaíso


11 visualizaciones0 comentarios