top of page

La creación de dunas para la playa de El Cerro

Desde el pasado martes y hasta esta jornada, la Intendencia de Montevideo transporta arena externa para la creación de dunas en la playa del Cerro.



La construcción de las dunas comenzará a partir de un aporte de casi 400 metros cúbicos de arena de grano medio. Este volumen será distribuido en la playa conformando dunas de 10 metros de largo por 2 metros de ancho, con una orientación específica y ubicadas detrás de la línea de mayor alcance de la marea. Detrás de cada duna se colocará una cerca captora de arena, construida con hojas de palmera, para reducir la pérdida de arena por efecto del viento. También se plantarán ejemplares de tres especies de plantas nativas características de las dunas, las que permitirán mantener la arena en la duna.


La operativa incluye la llegada de 6 camiones por día, cada hora y media.


La instalación de las dunas se desarrollará durante la semana. La cantidad total será de 30 camiones y se trabaja con máquinas en el horario de 7.30 a 12.00 para realizar los movimientos de la arena. La plantación y construcción de cercas comenzará el miércoles.


Con base en imágenes históricas, se estima que la playa ha sufrido pérdidas sostenidas del área con arena. Esas pérdidas posiblemente se debieron a temporales, principalmente, y se corre riesgo de que en los próximos años esa tendencia continúe por un aumento en la frecuencia de eventos de tormenta extremos en un escenario de cambio climático.


La costa uruguaya, en general, tiene algunos signos de erosión originada por diversos fenómenos, tanto naturales como antrópicos, que amenazan su estabilidad a futuro.


A partir de imágenes satelitales se observa que la playa del Cerro no ha sufrido significativas pérdidas por transporte de arena (pérdida por viento) en los últimos 10 años, pero el problema es que tampoco se detecta un aporte (o llegada) de arena desde la marea.


Es notorio, en la actualidad, el avance de la vegetación, lo que ha reducido el área de arena libre, que es la que se prefiere por parte de los visitantes de la playa. Según consta en el informe realizado en el marco del Plan Nacional de Adaptación en Costas, la playa está en un aparente equilibrio pero tiene muy reducida el área de arena libre para la recreación y uso en temporada de verano. No hay perspectiva que la pérdida de arena se revierta espontáneamente de forma natural, por lo que la construcción de dunas, aportando arena desde una fuente externa,  es una alternativa para ampliar la zona arenosa de la playa.


Verónica Piñeiro, gerenta de Ambiente de la Intendencia de Montevideo, informó que las dunas necesitan un tiempo para estabilizarse, por lo que se solicita a la población no pisarlas porque “el pisoteo genera compactación y destrucción de la duna, lo que no le permite cumplir su función, la de proteger la playa”.


Es importante que las dunas mantengan su aspecto ondulado, lo que permite retener la arena, por esto es necesario que exista un cuidado también por parte de quienes usan y disfrutan la playa.


Se repartieron volantes a quienes se encontraban en la playa y en la zona para informar a vecinas y vecinos sobre las tareas de recuperación de la playa.


La intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, explicó que los trabajos son parte de la estrategia de cuidado de la costa y afirmó que “hay que ir reconstruyendo la playa para ir contrarrestando los efectos del cambio y la variabilidad climática”. Cosse agregó que la Intendencia continuará monitoreando la situación porque “como todas las acciones que llevamos adelante, generamos estas dunas, pero si fuera necesario hacer cambios, se harán con base en la evidencia que los trabajos de mitigación indiquen”.


0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page