top of page

“La gran derrotada en esta guerra es la Unión Europea”

Ismael Blanco explica por qué no es la guerra de Rusia-Ucrania sino la guerra que la OTAN le planteó a Rusia en Ucrania.



El conflicto entre Rusia y Ucrania continúa, alcanzado así este 24 de febrero su segundo aniversario y en este marco hablamos con el Dr. en Derecho y Ciencias Sociales y representante ante la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio por el Nuevo Espacio (Espacio Socialdemócrata Amplio), Ismael Blanco, quien no define la guerra como la guerra de Ucrania o Rusia-Ucrania sino como la guerra que la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) le planteó a Rusia en Ucrania.


“Es un concepto que yo he adoptado a partir del análisis de los hechos” entendiendo que “es una visión donde la centralidad del conflicto se funda a partir de la ostensible expansión de la OTAN (identificándola como: Estados Unidos, Reino Unido y socios), desconocido los acuerdos que una vez disuelta la Unión Soviética no tenía razón y sentido, materializando la expansión de esta organización hacia el Este” informó, explicando que “primero porque tanto la OTAN como el Pacto de Varsovia eran fruto de la Guerra Fría y en definitiva la aceptación, que se dio de manera acelerada, de países del Este a integrarse a la OTAN, fue una provocación permanente hacia Rusia”. En ese sentido entiende que un segundo corte “es lo que se conoce como el Euromaidán, que fue también una operación de inteligencia de parte de Estados Unidos y de Reino Unido en esa lógica expansionista, de integrar a Ucrania a la OTAN”, recordando que “termina en un golpe de Estado que generó una reacción, sobre todo en la zona del este y del sur de Ucrania (Donbás) de rebelión (lo que se llamó Primavera Rusa) a ese golpe de Estado del 2014. Este proceso dramático una vez más, se vio socavado pues la población ucraniana en su búsqueda de una salida democrática elige a un candidato que tuviera como norte la búsqueda de la paz”. El resultado de este proceso fue la elección de Zelensky, quien traicionó desde el primer acto sus promesas de campaña electoral, exacerbando el curso bélico, prohibiendo todos los partidos políticos de oposición, empezando por los partidos políticos de izquierda, dándole lugar en su gobierno a los sectores más comprometidos con el neonazismo, radicalizando de esta forma la guerra civil que se prometía resolver. 


El Euromaidán comenzó a finales del año 2013 en Ucrania, cuando el ex presidente Víctor Yanukovych declaró la suspensión de la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, provocando que miles de personas salieran a las calles de Kiev para mostrar su desacuerdo, volviéndose un movimiento social en una confrontación entre los ciudadanos y el Gobierno ucraniano. Situación que, además, derivó en un conflicto militar con Rusia en el este de Ucrania. El pueblo ucraniano estaba dividido entre aquellos que querían una mayor integración con Rusia y los que apoyaban una mayor alianza con la Unión Europea.


Blanco lamenta que no se cumplió la búsqueda de la paz, considerando que “a la vista están las consecuencias de que se agravó la guerra ya existente en la que el mundo fue omiso donde durante prácticamente ocho años, en los cuales las provocaciones y la guerra civil iniciada en un lugar simbólico como lo es la Casa de los Sindicatos de la ciudad de Odessa, (con el valor histórico que ello implica, ya que en dicho lugar se llevó a cabo una masacre posterior al 1º de mayo del 2014 contra los manifestantes que protestaban ante el avance del fascismo, reivindicando el derecho a que se llevara a cabo un referéndum a los efectos de expresarse ante el golpe de estado del Euromaidán). 


Miles de muertos

Estos hechos llevaron a miles de muertes de civiles que ingresaron a la resistencia contra un gobierno que incumplía y que agravaba la guerra y a su vez permitía el ascenso de sectores de ultraderecha admiradores de un líder como Stépan Bandera, proclamado prócer por el gobierno de Zelensky, nacionalista ucraniano de extrema derecha del ala radical y terrorista de la Organización de Nacionalistas Ucranianos defensores del Nazismo que fue colaboracionista, entre otras cosas, de genocidios de rusos, judíos y polacos durante la Segunda Guerra Mundial”.


Lo que se planteaba era necesariamente que Ucrania no ingresara a la OTAN y hubiese un proceso democrático y que aquellos sectores o regiones de Ucrania que tenían una impronta histórica rusa tuviesen autonomía, pero manteniendo la integración del Estado ucraniano como lo conocemos” manifestó. Esta fue “la génesis del conflicto”, dado que los tratados de Minsk de los años 2014 y 2015 tomaban en consideración estos elementos para gestar una salida pacífica que “lamentablemente líderes de la talla de Ángela Merkel y François Holland declararon descaradamente que el espíritu nunca fue cumplir dichos acuerdos sino meramente ganar tiempo a los efectos de que la OTAN armara a Ucrania de la mejor forma para entablar la guerra contra Rusia”. “Queda en evidencia que occidente nunca pretendió cumplir con sus acuerdos”, concluyendo que lo que viene durando casi dos años “pudo terminarse en 60 días”.


A su vez recordó que en una de las Conferencia de Seguridad de Múnich del año 2007, que tuvo como invitado a Rusia, donde “Putin advierte una serie de situaciones de lógica de expansión de la OTAN que podría provocar un conflicto y que termina provocando un conflicto militar y a su vez la necesidad de una nueva lógica que respete las relaciones internacionales sobre la base de principios de intercambio y colaboración.


En tal sentido expresó que la lógica del mundo multipolar entre otros aspectos fundamentales es que la moneda de intercambio en las transacciones comerciales entre los países “no tiene porqué ser el dólar”. Blanco añade que esto “termina siendo la guerra abierta de la OTAN contra Rusia en Ucrania, con el propósito de hacer estallar por los aires una lógica de crecimiento entre Rusia y la principal potencia de la Unión Europea, Alemania; no olvidemos que el desarrollo de Alemania, como de toda Europa, como potencia, implicaba necesariamente la existencia y el acceso a combustibles a precios relativamente moderados y aunque en esta guerra aún no han sido totalmente derrotados en el campo militar, sí perdieron poderío en la guerra financiera y económica, donde Alemania y el resto de los de los países que integran la Unión Europea se han distanciado a partir de un conflicto a priori no querido y generado por intereses ajenos a estos países, llevándolos a extremos de imponerle a Rusia cerca de 19.000 sanciones de todo tipo”. Además señala que lamentablemente “la gran derrotada en esta guerra es la Unión Europea.” 


El futuro de la Humanidad,

Finalizando destacó que “a lo que se apuntaba era a una debilidad política o de aislamiento de Rusia, debido a que se están enfrentando las mayores potencias, donde además sacando el aspecto de capacidad nuclear de respuesta, donde Rusia tiene una capacidad igual o superior a la OTAN, desde el punto de vista de ejércitos regulares en febrero de 2022 Rusia no tenía aquel Ejército Rojo, entonces todo el proceso de desaparición de la Unión Soviética fue un proceso que intervino directamente también en la economía, llevado a una lógica de debilitamiento” entendiendo que “en definitiva lo que se quiso hacer fue una apuesta a la destrucción y a la desesperación política y del poder de Putin y sus aliados pero en lugar de eso lograron reforzar a Rusia como Estado y a su vez lo ha puesto en marcha a tener que resolver y sustituir la industria por la propia o directamente intercambios sobre todo con aliados de países que integran el BRICS” y también “lo que está en juego en esta situación concreta de lo que estamos hablando ahora de la guerra, pero desde el punto de vista de la política internacional el resultado de esta situación es lamentable, porque no olvidemos que el pueblo de Rusia y el de Ucrania es prácticamente el mismo pueblo, estamos viviendo en definitiva un escenario muy parecido a lo que sería una guerra civil, pero en este caso una de las partes monitoreadas y dirigida desde afuera”.


Blanco considera que del resultado de este conflicto “depende también el futuro de la Humanidad, con esta nueva concepción del mundo multipolar que al día de hoy ya se está gestando, a pesar de que los medios hegemónicos de información no lo difundan. Nada de esto es casualidad, a tal punto que, en nuestro país, al inicio de la guerra de la OTAN contra Rusia, se censuró a la cadena de información rusa RT y de esta forma no se les permite a los ciudadanos informarse a cabalidad ni oír todas las campanas, porque indudablemente existen otros intereses, pertinentes a Estados Unidos y sus socios y ajenos a los verdaderos intereses de los pueblos. Para su concepción, el avance de esta nueva visión del mundo que otorga oportunidades a países en desarrollo requiere de una política exterior pertinente y permanente, para que la misma se consolide entre los Estados y para lo cual, se debe romper con años de preconceptos, de rusofobia y de una concepción ideológica que en tierras latinoamericanas se barnizó con décadas de permanente anticomunismo desde el poder. El historial de golpes de estado es conocido y sufrido por nuestros países” y aclaró que “el nuevo Orden Mundial Multipolar no es una construcción caprichosa” sino que “nace como una respuesta emergente; como un proceso evolutivo de los Estados que aspira a instituir que se consolide una sociedad global democrática, basada en derechos y libertades sostenidas en los principios de Libre Autodeterminación de los Pueblos y de No injerencia de potencias extranjeras”.


En este sentido recordó que “la concepción unipolar qué propone EEUU y la UE fracasó” y que “queda evidenciado en todos los indicadores macroeconómicos que el gran perdedor de la guerra provocada e instigada por la OTAN es la decrépita Unión Europea”, considerando acertada la posición de los presidentes Lula y López Obrador, quienes realizaron un llamamiento a los líderes mundiales para conformar un grupo de países negociadores (China, India, Brasil, entre otros) para poner fin a la guerra de la OTAN contra Rusia en Ucrania”.

0 visualizaciones0 comentarios
bottom of page