La paradoja de Chile: Triunfo del "rechazo" a la reforma constitucional.

Chile decidió este domingo rechazar ampliamente la propuesta de una nueva Constitución.

Con el 99,4% de las mesas escrutadas y una histórica participación de 13 millones de personas, el "rechazo" obtuvo casi un 62% de votos por el 38% del "apruebo".

La victoria del "rechazo" mantiene así abierto el proceso de cambio constitucional que se había presentado como solución para resolver las tensiones del estallido social de 2019.

Tras aprobar redactar una nueva Constitución (en 2020) y elegir a los miembros de la Convención para escribirla (en 2021), el país decidió finalmente a través de un plebiscito obligatorio este domingo rechazar la Carta Magna propuesta.


Chile decidió este domingo rechazar ampliamente la propuesta de una nueva Constitución.

Con el 99,4% de las mesas escrutadas y una histórica participación de 13 millones de personas, el "rechazo" obtuvo casi un 62% de votos por el 38% del "apruebo".

La victoria del "rechazo" mantiene así abierto el proceso de cambio constitucional que se había presentado como solución para resolver las tensiones del estallido social de 2019.

Tras aprobar redactar una nueva Constitución (en 2020) y elegir a los miembros de la Convención para escribirla (en 2021), el país decidió finalmente a través de un plebiscito obligatorio este domingo rechazar la Carta Magna propuesta.


¿Qué sigue tras el "rechazo"?

De acuerdo a lo establecido en el capítulo XV de la Constitución actual, que se reformó a partir del Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución del 15 de noviembre del 2019: “si la cuestión planteada a la ciudadanía en el plebiscito ratificatorio fuere rechazada, continuará vigente la presente Constitución”.


Esto es lo que está escrito, sin embargo, el presidente Boric dijo en julio que si el nuevo texto era rechazado, apostaría por que haya otro proceso constituyente.

De ganar la alternativa 'Rechazo' (la nueva Constitución), lo que va a pasar es que vamos a tener que prolongar este proceso por un año y medio más (...) Tiene que haber un nuevo proceso constituyente", señaló en una entrevista al canal local Chile Visión. "Va a tener que discutirse todo de nuevo, a partir de cero", sostuvo.


El texto buscaba reemplazar a la Constitución Política de Chile, promulgada en 1980 en tiempos de la dictadura del general Augusto Pinochet, y fue preparado por la Convención Constitucional surgida del plebiscito de octubre 2020 (cuando el "sí" a la reforma constitucional tuvo un apoyo del 78%), que a su vez fue consecuencia de la ola de protestas violentas en el país y su represión.

7 visualizaciones0 comentarios