top of page

Nuevamente el ámbiente político se sacude por chats de Alejandro Astesiano

El excustodia informó al presidente Lacalle Pou que había un seguimiento sobre el presidente del PIT CNT, Marcelo Abdala.



La revelación de una serie de mensajes entre el presidente Luis Lacalle Pou y su ex jefe de seguridad, Alejandro Astesiano, volvió a ser el centro de atención política. Todo surge del teléfono de Astesiano, el cual está en poder de la Fiscalía y se encuentra preso con una condena por haber facilitado pasaportes falsos.


Los detalles de este nuevo capítulo del excustodia están en el libro “El caso Astesiano. Una trama de espionaje y corrupción en la Torre Ejecutiva”, del periodista Lucas Silva. Cuando el 4 de febrero de 2022, el presidente del PIT CNT, Marcelo Abdala chocó alcoholizado dos vehículos que estaban estacionados, comenzó un operativa llevadoa delante por Astesiano.


Este pretendía saber si había algo más tras este mínimo incidente. Pero resulta que antes del hecho, Abdala había estado en una autoservice de Ciudad Vieja, según comprobó Astesiano y para él, el dirigente sindical podría haber comprado drogas en ese lugar. Comenzó entonces un operativo en el cual involucró a varios jerarcas policiales. Se empezó entonces un investigación sobre el olocal comercial, el cual según Astesiano tenía “pinta de boca”.


Sobre toda la investigación, Astesiano le renvía los mensajes a Lacalle Pou quién en uno contesta: «Pefecto». Posteriormente se señaló que el local comercial no era ninguna boca de venta de drogas.

Ahora la fiscal Sabrina Flores solicitó nuevas pericias al celular de Astesiano y conocer más sobre las conversaciones con el presidente Lacalle Pou. La ex fiscal, Gabriela Fossati (hoy militante nacionalista), quién tenía el caso dijo que Flores «tiene toda la información del teléfono de Astesiano desde hace un año y medio y no hay nada novedoso».


 Dispuesto ir a la Justicia

El presidente de la Repúbllica dijo ayer que «la información la recibí, la diferencia es que no se usa ni se usó». De esta manera confirmaba que los chats eran verdaderos. «Yo siempre recibí información de Astesiano, de Inteligencia, del Ministerio del Interior y de otros organismos del Estado. Cuando son asuntos que de alguna índole son importantes o involucran a personas trascendentes, recibo información» aseguró a la prensa.


Agregó que «bailar todo el tiempo con la música de quienes están filtrando información parcializada que debería estar de alguna forma reservada, ya nos tiene acalambrado las piernas. El que tenga algo para decir, cualquier ciudadano, lo mejor que pueden hacer es ir a la Justicia. Si realmente se cree que el presidente de actuó de manera ilícita… a la Justicia». El presidente señaló «estoy dispuesto mañana, si es que estas acusaciones tiene ganas de sustanciarlas, a ir a la Justicia porque tengo la conciencia tranquila».


De manera imprevista también apareció en escena Astesiano quién desde la cárcel indicó en su cuenta de Instagram: «Quiero dejar en claro que este no es mi libro, eso son versiones de prensa y con fines políticos!! El verdadero libro lo escribo yo».


«No es cualquier cosa»

El precandidato a la presidencia por el Frente Amplio, Yamandú Orsi señaló con respecto a estas revelaciones que «la sensación es que nunca se termina de aclarar todo». A esto acotó «hay que seguir tratando de que nuestra gente no pierda confianza en las instituciones y siga confiando que este país tiene fortalezas que hay que defender mucho y no preocuparnos tanto por cómo es que nos vinimos a enterar de las cosas, sino por las cosas que realmente pasan». Para Orsi «que nada menos que al presidente de la central sindical se le intente adjudicar algo que en realidad no ocurrió y que se busque por los medios estatales encontrarle algo de lo que en realidad nunca hubo indicio de que así ocurriera, no es cualquier cosa». Por su parte el presidente del Frente Amplio, Ferrnando Pereira señaló “se nota que tenían una intención más allá de lo normal, que es darle seguimiento para matarlo políticamente y para eso sospecharon que un almacén era una boca de venta de pasta base”.


Pereira se preguntó si «no será el momento que el presidente diga todo lo que sabe. Ahora, lo que el presidente no puede decir es: yo no sabía’”

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page