top of page

Roberto Canessa: «Hay que caminar al oeste que cada uno tiene»

Destaca la "elegancia" de J.A. Bayona al cambiar una de las escenas finales de la película



El doctor uruguayo Roberto Canessa es uno de los supervivientes más célebres del accidente áereo de los Andes de 1972 y uno de los personajes protagonistas de las distintas adaptaciones del suceso al cine, también de ‘La sociedad de la nieve’, la multipremiada cinta de J.A. Bayona, y aspirante a dos Oscar. Canessa anduvo junto con su compañero Nando Parrado durante diez díaz por la montaña y la nieve para salvar al grupo que permaneció junto al avión. «Hay que caminar al oeste que cada uno tiene», ha dicho este martes 20 de febrero en Madrid sobre cómo afrontar la vida en la octava edición del ‘HIP – Horeca Profesional Expo’ en Ifema.


«¿Qué aprendí en la montaña? Que no hay que sentarse, hay que caminar», ha afirmado en una intervención en la que ha trazado los puntos más críticos del accidente aéreo en los Andes en el que viajaban los jugadores del equipo de rugby del Old Christians Club y la travesía entre la cordillera hasta Chile, y en la que su mujer Laura Surraco también ha participado.


Canessa ha recordado las palabras que le transmitió otro de sus compañeros, Arturo Nogueira, que teminaría falleciendo por un alud: «Al oeste está Chile, por donde se pone el sol, ahí está Chile, donde se termina la cordillera, mira el mapa. Si eres capaz de caminar 100.000 pasos al oeste, vamos a estar salvados y lograr nuestro sueño».


Al médico uruguayo, entonces estudiantes de Medicina, «le encantó esa idea», la de «morir caminando». «No tenía la audacia de apuntar al éxito o al fracaso, es una lección que aprendí. Tú tienes que caminar en la dirección que elegiste, dónde están tus sueños, caminar al oeste que cada uno tiene», ha explicado.


Pero también ha recordado cómo las dificultades se fueron acumulando durante los 72 días que pasaron en la montaña. «A veces piensas que peor no se puede estar y te cae un alud», ha avisado. En su alocución, Canessa ha mezclado la experiencia vivida con consejos de vida: «Tiene que ser 8 horas de trabajo, 8 horas de sueño y 8 horas de crecimiento personal porque la vida pasa».


La metáfora del alud, en la vida real, viene de los sufridos por los supervivientes en la cordillera de los Andes, que les tuvieron días atrapados en los restos del avión de la Fuerza Aérea Uruguaya. Canessa ha confesado que cuando quedaron sepultados por la nieve «miraba a un persona muerta» y pensaba «qué suerte tienes por no sufrir más».


También se ha referido al hecho de que los supervivientes se alimentaran de los cadáveres de sus compañeros, una vez que se acabó la comida, y ha rememorado cómo por aquel entonces le vino a la mente cómo funciona el metabolismo. «Conversamos sobre la situación y no había mucho tiempo para dudar», ha explicado. Surraco, por su parte, ha recordado cómo fue el momento en el que le confirmaron que Canessa estaba vivo y que era uno de los supervivientes que llegó a Chile, junto con Fernando Parrado.


«Recuerdo que alguien se acercó a mi cama mientras estaba durmiendo y me dijo: Tenías razón, él está vivo. Estaba todo flaquito con labios rotos, sangraban, lloraba mucho y tenía la voz fina», ha descrito.


En cuanto a la película de J. A. Bayona, ganadora de 12 estatuillas de Goya y nominada a dos galardones en los Óscar a mejor película internacional y mejor maquillaje y peluquería, Canessa ha hecho un guiño al director por una de las escenas finales del film, cuando llegan a una arroyo. «Tenía poste, pasta de dientes, pero la mía tenía leche de magnesia y tenía una diarrea colosal. Bayona me hizo aprecio y en la película me puso vómitos en lugar de diarrea, estuvo elegante», ha bromeado Canessa.


2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page