top of page

Salarios mínimos y asequibilidad de la alimentación en Uruguay y en el mundo


Los analistas de Picodi.com examinaron cómo han cambiado las tasas de salario mínimo en 67 países, cómo han aumentado los precios de los productos alimenticios más importantes y cómo se presenta la relación entre la ‘canasta de supervivencia’ y el salario mínimo en diferentes países del mundo.


En el informe, utilizaron las tasas netas, es decir, las cantidades que los trabajadores realmente reciben en sus bolsillos. Consideramos esta comparación más justa, ya que la diferencia entre los salarios brutos y netos puede variar según el país, desde un 0% hasta más del 30%. En la mayoría de los países examinados (58 de 67), el salario mínimo ha experimentado cambios en comparación con la cifra de enero de 2023.


Pequeños aumentos fueron otorgados a los trabajadores en Francia (3,4%), Alemania (2,8%) y Ecuador (2,5%), mientras que en países como España, Arabia Saudita y Vietnam, los gobiernos congelaron el salario mínimo o aún no han tomado decisiones sobre su aumento. Los mayores incrementos en el salario mínimo los observamos en Argentina (↑138%) y Turquía (↑100%), aunque esto se debe a una enorme inflación en esos países.


En Uruguay, el salario mínimo neto a principios de 2024 es de 18.193 pesos, lo que representa un aumento del 7,2% en comparación con principios de 2023 (16.970 pesos netos). El costo total de la ‘canasta de supervivencia’ a principios de 2024 en Uruguay es de 5.940 pesos (un 6,22% más que el año anterior); esta cantidad representa el 32,6% del salario mínimo neto, mientras que al principio del año pasado, este indicador era del 33%.


La relación más favorable entre la canasta de productos alimenticios básicos y el salario mínimo la observamos en el Reino Unido, Irlanda, Holanda, Australia, Luxemburgo y Nueva Zelanda; en estos países, gastaremos menos del 10% del salario mínimo local en los productos de la canasta;


También hay países donde incluso un conjunto tan modesto de productos representa más de la mitad del salario mínimo; entre ellos se encuentran Kazajistán (54%), India (58,5%), Vietnam (65,6%) y Armenia (74,6%); en Nigeria el salario mínimo no es suficiente para garantizar la alimentación básica.




La relación más favorable entre la canasta de productos alimenticios básicos y el salario mínimo la observamos en el Reino Unido, Irlanda, Holanda, Australia, Luxemburgo y Nueva Zelanda. En estos países, gastaremos menos del 10% del salario mínimo local en los productos de la canasta.


También hay países donde incluso un conjunto tan modesto de productos representa más de la mitad del salario mínimo. Entre ellos se encuentran Kazajistán (54%), India (58,5%), Vietnam (65,6%) y Armenia (74,6%). En Nigeria, sin embargo, el salario mínimo no es suficiente para garantizar la alimentación básica.



3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page