top of page

Señor Presidente hágase cargo



El sicariato está en las calles y no distingue adultos de niños. Los últimos sucesos de ajusticiamientos en la vía pública y quemas de domicilios con familias dentro responden a que vamos caminando hacia un estado fallido en el tema narcotráfico y seguridad ciudadana.

El presidente se mostró muy acongojado por la muerte de un menor y otros heridos en un hecho policial sucedido en Pinar Norte, Canelones.


Lo manifestó en el discurso brindado en el acto de inauguración del aeropuerto de Salto.

Dijo que le preguntaban en el lugar, si estaba molesto, porque no se le veía lo risueño que normalmente acostumbra mostrarse en los encuentros públicos.


Y allí nos habló de las cifras y de la política de seguridad y bla bla bla, mientras tanto en el acuario de focas, explotó el aplauso que normalmente sucede cuando hablas para la hinchada.


Lo que el presidente no dijo es más que lo que dijo.


¿Nos aclaró cuántos contenedores pasan con droga antes y son descubiertos por nuestras fuerzas de seguridad?


¿Cuántos operativos son abortados antes de perpetuarse?


¿Cómo conviven en las cárceles nuestros operadores del sistema de seguridad de nuestras cárceles con los narcos apresados?


Muy poco, por no decir nada, se habla de estos temas, ni siquiera en las comisiones del parlamento se hacen mayores análisis.


¿Qué es un estado fallido?

El término Estado fallido es empleado por expertos, políticos, periodistas y comentaristas políticos para describir un Estado soberano que se considera, ha fallado en: garantizar el funcionamiento normal de la administración general, estabilizar la economía, garantizar el acceso a servicios básicos a su población y controlar la criminalidad y/o terrorismo entre otros.


¿Qué es el terrorismo?

El terrorismo es el uso sistemático del terror, utilizado por una amplia gama de organizaciones, grupos o individuos en la promoción de sus objetivos.

Acabamos de definir dos variables que entran dentro del contexto de lo que estamos viviendo a nivel de seguridad.


Una variable es un estado que falla entre otros puntos en brindar seguridad a sus ciudadanos y otra es, los grupos al margen de la ley que aplican el terror para lograr sus objetivos.


Eso está sucediendo, señor Presidente, esto se convirtió ya en una guerra entre bandas de micro y macro tráfico que no distinguen nada ni a nadie.


Los discursos suenan muy lindos pero la realidad es que a los muertos los pone la gente.

Nadie está libre de estas mafias, ustedes los políticos están atravesados por este flagelo criminal.


La expulsión de un partido político de alguien tipificado por el delito de narcotráfico, no debería ser solicitada por un intendente como fue el caso de la solicitud realizada por el intendente de Soriano.


Debería la gestión ser encabezada por el presidente del partido y no esperar que le pidan qué hacer.


En su caso como presidente de todos los orientales, en nuestra humilde opinión. Debería llamar a una mesa de seguridad nacional integrada por todos los partidos políticos y fuerzas sociales.


Para desde allí hacer un gran acuerdo nacional de prevención y represión del crimen organizado.


Los gobiernos del Frente Amplio fracasaron es algo que rompe los ojos en este tema. Pero gobierna usted y sus socios políticos.


¿Pero sabe qué pasa, presidente? Los muertos los pone la gente,el barrio,el pueblo,los ciudadanos y los votantes que en realidad son los mismos de siempre.


Lo invito a caminar por los barrios en la noche, a salir de la moto y de la tabla de surf.

Y gaste el taco de los zapatos en las callecitas de barrios que huelen mal y no tienen ninguna cadena comercial o shopping interesante.


Sí, va a encontrar un hobbie suyo, que es circular en moto. Con la peculiaridad de que se va de a dos en algunos casos, para que uno la maneje y el otro te ajusticie…


Eso no es un hobbie, eso es lo que está pasando y se llama sicariato.


De nada nos sirve que los de antes y los de ahora se lancen chicanas sobre con quién hubo más muertos dentro o fuera de sus periodos.


Estamos repodridos y cansados de escucharlos hablar y todo sigue igual o parecido.

Hay una guerra en la calle y no la estamos interpretando así.


Y recuerden que cuando vayamos por ellos los van a intentar coimear más que lo que lo hacen ahora.


Incluso quizás les toque a ustedes los políticos poner algún muerto.


Señor Presidente, hágase cargo de cumplir su promesa de que los uruguayos íbamos a vivir  los cinco mejores años de nuestras vidas.


Me olvidaba que Delgado, el precandidato que postula ser la continuidad de usted, nos dice que todo esto lo va a arreglar en su primer año de gobierno.


No eran cinco eran seis!!!!!!!!!


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page