top of page

¿Se imaginan a Rocha sin palmeras de butiá cuando éstas son parte de su identidad?

“Apoyemos el Palmar” es una iniciativa del Club de Leones del departamento, que tiene por objetivo ayudar a la regeneración de este ecosistema que hoy se encuentra en peligro.



Nuestro país presenta una variedad muy grande en cuanto a turismo se habla, donde el paisaje ofrece unas increíbles vistas; viajemos a Rocha, pero no a sus playas sino a Los Palmares, uno de los grandes y famosos atractivos y símbolos del departamento, ubicados entorno a la ciudad de Castillos con una extensión de 70.000 hectáreas. Dicha agrupación de palmeras de butiá Pertenecen a la Reserva de Biósfera Bañados del Este, declarada como tal en 1976 por la UNESCO, pero con sus más de 300 años de edad, se enfrenta a problemas de regeneración encontrándose el ecosistema en peligro.


¿Se imaginan a Rocha sin palmeras de butiá cuando su propio Escudo las lleva presente? Para evitar esto el Club de Leones Rocha Sol Naciente lleva adelante un proyecto denominado “Apoyemos el Palmar” que involucra a todos los Clubes de Leones de la Zona D del Distrito Múltiple J3, escuelas y a todos aquellos que así lo quieran, en una actividad de cuidado, durante al menos 5 años, de palmitas para plantarlas cuando sean lo suficientemente grandes y el ganado ya no presente una amenaza.


“El Palmar es algo muy importante para todos los rochenses porque forma parte de nuestra identidad y todos conocemos que tiene un problema como ecosistema, que es el peligro que representa la no regeneración del mismo, donde nacen muchas palmitas pero luego el ganado las comen o aplastan, cuando son apenas un pastito, entonces nunca llega a crecer, por eso es que las palmas que vemos hoy en día tienen cientos de años, porque cada vez que cae una palma no hay renuevo” nos explicó Rosana Piñeiro, una de las personas que lleva adelante el proyecto.


Dentro del Club trabajan en distintas áreas, como la de “Causas globales”, que a nivel mundial se encuentra encabezando el medio ambiente, entonces “esta iniciativa tiene que ver con hacer algo para concientizar sobre la importancia de la regeneración del Palmar y así fue que nos embarcamos”.


Rosana nos contó que el proyecto consiste en llevar adelante, durante al menos cinco años, el cuidado de ejemplares de palma butiá, recolectando coquitos para germinar y plántulas de un predio específico, para cuidarlas durante el tiempo necesario con el objetivo de volver a plantarlas en ese predio, en esta primera instancia se sacaron del terreno de la productora Soledad Arrarte, ubicado en Cerro Negro. Este trabajo es sencillo pero se precisa estar informados y para ello cuentan con el apoyo y capacitación de la Ing. Agr. Mercedes Rivas y la Ing. Agr. Mariana Vilaró, “antes del trabajo de campo, aprendimos sobre cómo se reproduce la palma, sobre las condiciones, los cuidados que teníamos que tener a la hora de llevar adelante este proyecto para que una vez que regresemos esos ejemplares al campo original, que no sean todas palmitas hermanas, que no sean todas hijas de unas mismas de una misma palmera, sino que puedan tener la variedad genética que hubieran tenido naturalmente si hubieran prosperado palmitas de distintas palmas, sin nuestra intervención, y así preservar la identidad genética que debería tener el ecosistema”.


Recordó además que el ganado no la come por elección sino que la come entre el montón de pastitos que agarra o incluso mueren algunas por el pisoteo, “entonces volverlas a plantar en el terreno de donde sacamos las muestras pero ya más grandes, evitaría estas situaciones e iniciaremos un nuevo ciclo de palmas” con la idea de volver a repetir esta experiencia con otro productor para no mezclarlas.


“También queremos aprovechar esto para poder difundirlo y generar conciencia, porque el mismo productor rural lo puede hacer en su campo; este proyecto no tiene un costo económico importante, es más voluntad y conseguir voluntarios para poder cada vez tener más plantitas porque es algo que todos queremos, todos queremos que El Palmar esté para las futuras generaciones” destacó y celebró que el año pasado lograron obtener 100 palmitas, que “si bien la mayoría las tiene nuestro Club, las repartimos a todos los Clubes de nuestro departamento y a su vez de otros departamentos”.


Finalizando recordó al picudo rojo que afectó parte de la zona metropolitana, “si llega a venir un bichito de estos para acá y les gusta nos deja sin Palmar, entonces hay que hacer algo, nosotros a cada palmita le dimos un número para realizar un mejor control de quién la tiene y esto se puede hacer a gran escala mientras no se mezclen y se lleve una palma que no hubiera nacido allí para otro campo”.


Por colaboración o difusión pueden contactarse mendicantes sus redes sociales, en Instagram: clubdeleones.rochasolnaciente y Facebook: Club de Leones Rocha Sol Naciente, también pueden contactarse con Rosana mediante el número 099 702 863.


1 visualización0 comentarios
bottom of page