Se realizará un acto en honor y memoria a las víctimas del coronavirus.

El día sábado 7 de mayo desde la hora 11:00 en la zona del Parque Roosevelt, se llevará adelante un acto en conmemoración de las víctimas del coronavirus en nuestro país. Una actividad abierta, que contará con la presencia de personas que lo padecieron, al igual que familiares que perdieron a seres queridos durante la pandemia. Diario La R entrevistó a Silvina Quintana y el doctor Alfredo Toledo, quienes serán parte activa del evento, y narraron sus vivencias ante el virus. «Yo tuve Coronavirus», expresó enfáticamente Alfredo. «Cuando me dan el alta, me pongo en contacto con la coordinadora de la Alianza de Pacientes Uruguay y empezamos a trabajar con el sentido de darle otra mirada al covid. Principalmente para dar a conocer cómo habían vivido el coronavirus las personas, las secuelas que este dejó en ellas. Así nació la Asociación. Nace desde un lugar de contención».

Vivencias distintas, misma óptica

Alfredo contrajo el virus, en tanto Silvina, perdió a su padre víctima del mismo. Alfredo narró que fue un momento muy difícil. Sentís que te tocó una enfermedad que no sabes para donde va. Había gente que la cursaba de manera rápida y otros que no. Recuerdo que los noticieros le dedicaban mucho tiempo a ese tema. Se te cruzaban muchas cosas, había un aspecto emotivo que era muy fuerte en todo eso. Al momento de comenzar las distintas etapas, como por ejemplo internarse y todo lo que eso conlleva es muy difícil. Además es algo que tenías que vivir solo. Es una enfermedad emotiva, porque te condiciona mucho desde lo emocional, como por ejemplo el llanto fácil, los sentimientos a flor de piel. Con el covid hubo un intercambio que habitualmente no se da, en el sentido que la medicina es muy estructurada».


Silvina narró que no tuvo coronavirus, pero «si lo padecieron mis padres. Es por eso que cuando hablamos de víctimas, lo hacemos con una perspectiva amplia. Mi padre se contagió trabajando; más que nada por una irregularidad. Hubo una persona que estaba esperando un hisopado y fue a su puesto laboral. Mi papá contagió a mamá y los dos los cursaron en su casa. Posteriormente mi padre fue ingresado en sala, porque empeoró. Fue todo bastante duro, de hecho cuando él se encontraba en sala, le faltaba el aire, algo que acontece generalmente en la noche. Como hija era algo muy desesperante saber que estaba sola y sufriendo. No poder estar ahí fue algo verdaderamente difícil». «Tuvo una mejora y varios días estables, pero su cuadro se agravó y terminó perdiendo la vida por el virus, fue una situación totalmente desesperante. No obstante tuve la posibilidad de despedirme, pero es una situación que no le deseo a nadie, si bien tuve contención de varios familiares, fue difícil. Cuando estás internado o tenías a un familiar internado, no pensabas en otra cosa», expresó.


El nacimiento de Víctimas de Coronavirus

Sobre el mes de mayo del año 2021, nace la asociación; ahí se da a la vida el grupo y comienza a dar respuestas en lo referido a la contención, para unir y conversar con las personas. Los que se acercaban, buscaban respuestas más que nada al tema de cómo superar una situación de ese talante. También estaba la disyuntiva de superar problemas físicos; principalmente el cansancio, producto de padecer el virus. Eso nos condujo a conversar y pensar en la posibilidad de hablar con alguna autoridad laboral, porque la persona que padeció el virus y acusa ese cansancio intenso, le es imposible trabajar ocho horas. A tí te daban el alta, pero tu cuerpo no era el mismo, no respondía de la misma forma. A ello le tenías que sumar otras dolencias y patologías del coronavirus».


La actividad del sábado

El evento del sábado, «ha sido realmente un logro para nosotros. Lo venimos pensando desde fines del año pasado, meditando la fecha y el lugar. Va ser un escenario en donde las personas se sientan acompañadas», agregó Alfredo. Silvina manifestó que «nos pusimos en contacto con el Intendente de Canelones. Él fue el puntapié para la acción. La actividad va contar con la presencia de Fernando Vilar como prestador. También va a expresar unas palabras el presidente de la Alianza de Pacientes, Agustín Menéndez. A su vez, vamos a tener el testimonio de otras personas que tuvieron el virus. Se harán presentes integrantes del personal de la salud, para narrar ante todos su experiencia en la primera línea de cuidados y cómo vivieron toda esta incertidumbre y el miedo a los contagios». Silvina contó que el psicólogo Alejandro de Barbieri, participará del evento y brindará un «enfoque más de contención y recomendaciones. El cierre será con la murga «Asaltantes con Patente». Acotaron que la Asociación de Paisajistas del Uruguay, va a donar un «Lapacho Blanco», este sería uno de los primeros lapachos blancos que existe en el Uruguay, para contribuir enérgicamente con la causa.


Una actividad nacida del corazón

Sobre todo lo trascendido al virus y como la desinformación acompañado de «teorías conspirativas» afectaron a quienes lo padecieron o a sus familiares, los entrevistados subrayan que la actividad del sábado buscará «limpiar de todo eso». Es una actividad no académica. Es una actividad espiritual, que sale del corazón. Dar a entender que nos pasó algo como sociedad. La invitación a la murga, fue algo muy emotivo y lindo. Ellos de antes habían tocado el tema.


15 visualizaciones0 comentarios