top of page

Venezuela Duele

Los atropellos a los derechos humanos por parte de la dictadura es ya insostenible.



A pesar de que algunos dirigentes de nuestra izquierda no condenan y pregonan que Venezuela debe independientemente elegir su destino. También desde Venezuela algunas voces anuncian que el régimen  está más fuerte que nunca y algunos recomiendan rendirse y convivir con el crimen organizado desde el Estado, cuando desde nuestra opinión la realidad es otra y muy distinta.


Hay un hastío profundo dentro del chavismo con el desgobierno de Maduro, con Cilia Flores y con los hermanos perversos Delcy Rodriguezv y Jorge Rodriguez.


Ese hastío tiene particular virulencia en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. A pesar de estar fragmentada, desmoralizada y muy criminalizada, la mayoría del componente es profundamente anti-Maduro y su clan.


Pero la verdad es que ya el régimen no da más y está cayendo en el espiral paranoide que siempre termina implosionando a las tiranías. Ven enemigos por doquier y van  por ellos sin orden o lógica.


Sumemos a este estado de ánimo, el descalabro de la economía cada día más en crisis.

Luego vino el desastre del Referéndum del 3D. Los militares fueron testigos de la ausencia casi total de votantes y también del monstruoso invento de ‘votantes’ por parte del peor CNE de la historia.


Por cierto, ese  ejercicio de ‘soberanía populachera’ no se hizo para distraer la atención del sorprendente resultado de las primarias (que por cierto también descolocó al equipo de Joe Biden y a tres de los partidos del llamado G4), sino para responder a durísimos cuestionamientos dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.


La mayoría de la oficialidad concluyó que Venezuela corre un alto riesgo de perder el Esequibo (es una región de 160.000 km2 alrededor del río Esequibo, que es reclamada como propia tanto por Venezuela como por Guyana.El territorio es rico en recursos y petróleo)  por errores que Maduro y Delcy Rodriguez cometieron en la estrategia política y legal que trazaron.


Los abogados consultados por la alta oficialidad coincidieron en que se llegó  por torpeza a La Haya y que se ha cometido error tras error jurídicamente hablando. Los expertos ven poco probable que la Corte revierta el Laudo Arbitral de 1899.


Maduro se ve, junto a sus principales operadores, los hermanos Rodríguez Gómez, como responsable de la pérdida irreversible de una reclamación histórica.


Esto para muchos es una buena excusa para deslastrarse de Maduro y además culpar a él y a su círculo de todo lo malo ocurrido desde que Chávez murió.


Las conspiraciones, los supuestos magnicidios, los arrestos arbitrarios, las degradaciones de oficiales y ahora la desaparición forzosa de Rocío San Miguel y cuatro miembros de su familia nos demuestran que lo que Maduro teme es más grave de lo que los venezolanos creen. La procesión de veras va por dentro y nadie lo sabe mejor que él.


Maduro está consciente de sus crímenes, sus horrores y sus errores. Sabe las consecuencias de ellos y con razón tiene miedo. Mucho miedo. Miedo que no le permite gobernar, ni dormir, ni pensar en que cada acción represiva es abrir aún más el foso que tiene como destino profundo e ineludible.


Estamos en las horas más graves de una involución marcada por horas y días.


Muchos dicen que lo peor está por venir. El miedo se traslada del pueblo a sus verdugos. Hoy quienes se sentían invencibles se ven vencidos.


¿Hasta dónde intentarán llegar para luchar contra la fuerza de la gravedad?


¿Quién(es) buscarán salvarse del barranco que es el destino ineludible de tanta perversión y desatino?


Las respuestas a estas preguntas y el futuro inmediato se están forjando.

Mientras sectores políticos de Uruguay se cuidan de tildar de DICTADURA al gobierno de Maduro.


3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page