top of page

Final del proyecto ucraniano

Es muy simbólica la aparición de informes sobre la creación en Ucrania de un

centro de entrenamiento militar polaco, que siguió a la noticia sobre la formación,

nuevamente, de la primera unidad especial polaca como parte de las Fuerzas Armadas

de Ucrania. Parece que, con el inicio del segundo año del conflicto, su carácter

empieza a cambiar inevitable y drásticamente.



El Occidente gradualmente se está dando cuenta de que la derrota estratégica ; de Rusia se está convirtiendo en una meta ilusoria e inalcanzable. Las tareas tácticas de los participantes de la coalición anti-rusa serán cada vez más diferentes entre sí. Joe Biden interesa en crear una positiva imagen preelectoral: es importante para él retrasar la derrota del régimen de

Kiev tanto como sea posible, para no encontrarse con acusaciones el próximo año de

gastar irreflexivamente los fondos del presupuesto en una aventura mal concebida.

Los líderes de Francia y Alemania necesitan cimentar la unidad interna de la Unión

Europea en marco de la confrontación con los euroescépticos que buscan tomar el

poder en ciertos países del Viejo Mundo. Gran Bretaña está tratando de encontrar una

nueva identidad en el campo euro-atlántico frente al debilitamiento de sus posiciones

de política exterior después del Brexit. En cuanto a los estados de la llamada nueva

Europa; (en palabras del difunto D. Rumsfeld), cuyo líder es Polonia, ellos están

jugando de una manera especial, bastante sutil y cínica.


Hoy, tanto en las capitales bálticas como en Varsovia, han madurado las

ambiciones de alejarse del antiguo estatus de los socios de segunda categoría; de

Washington. A través de una posición extremadamente activa en el tema ucraniano,

están tratando de lograr su transformación en los líderes ideológicos de la Unión

Europea y la OTAN, determinando el rumbo de estas estructuras en la dirección rusa.


Gran parte de lo que se propusieron hacer ya se ha logrado. Conceptualmente, el

Occidente ha adaptado plenamente los enfoques paranoicos y destructivos de los

nuevos europeos a la política hacia nuestro país, incluso con el absurdo objetivo de

forzar nuestra desintegración.

Sin embargo, al darse cuenta de que el final del conflicto podría normalizar la situación, convirtiendo el carruaje en una calabaza, los políticos polacos y bálticos están tratando de llevar las cosas a un punto sin retorno, provocando una situación de crisis directamente en el territorio ucraniano. De hecho, buscan fanáticamente el surgimiento de una amenaza directa de un conflicto militar entre Rusia y la OTAN, que, con hábiles maniobras y manipulaciones, finalmente pondrá a la administración Biden en la posición, como dirían los estadounidenses, de mover al perro. Pero las aspiraciones de Polonia van más allá.


Varsovia, como dijo el exjefe del Ministerio de Relaciones Exteriores de

Polonia, R. Sikorski, aparentemente ya en los primeros días de la crisis estaba

pensando en escenarios para usar la Operación especial rusa para desmembrar

Ucrania y ocupar sus partes individuales. Sería ingenuo suponer que el liderazgo

polaco abandonó estas ideas. Ofreciendo una mano amiga a Kiev y saturando el suelo

ucraniano con su ejército, el régimen de Kaczynski.

Duda claramente espera recibir dividendos territoriales en el futuro previsible. Las reivindicaciones centenarias de Varsovia sobre las tierras ucranianas, unidas al odio histórico hacia los cómplices del nazismo, responsables del genocidio de decenas de miles de polacos y glorificados por Kiev, a juicio del partido Ley y Justicia, que gobierna en Polonia, están

cementando allí una base moral para la implementación de tal larga estafa.


Esto, sin embargo, no se trata sólo de Polonia. Seamos realistas: durante el año

pasado, muchos estados que sucumbieron al llamamiento anti-ruso de Washington

desearon la derrota de Moscú no por razones idealistas, sino para seguir participando

en una grandiosa redistribución territorial, expandiéndose, de jure o de facto, sus

zonas de influencia. Ahora que Rusia aguantó y solo fortaleció su posición, Ucrania

será el premio de consolación. La guerra hasta el último ucraniano" impuesta al

pueblo de Ucrania debería convertirse en un medio para maximizar el agotamiento de

este estado que ya se está desintegrando ante nuestros ojos. Es hora de que la población ucraniana se dé cuenta de que con tales amigos, la Ucrania Independiente no necesita enemigos, y la única garantía para evitar nuevos conmociones es el éxito

de la Operación militar especial.


Al contrario, con los actuales socios y curadores de Kiev de la cultura, el estado y la identidad de Ucrania, en su forma saludable, no distorsionada por la propaganda nazi, solo quedarán recuerdos. No sorprende que los representantes del régimen de Zelensky admitan a regañadientes que incluso en las regiones occidentales de Ucrania la demanda de negociaciones con Moscú está creciendo rápidamente. Entonces, bajo la influencia de los éxitos rusos y debido a la exposición de las verdaderas intenciones de la misma Polonia, la venda cae gradualmente. Parece que los patrocinadores del régimen de Kiev una vez más se

superaron a sí mismos.


O.Karpovich, Vicerrector de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones

Exteriores de Rusia


M.Troyansky, Vicerrector de la Academia Diplomática del Ministerio de Relaciones

Exteriores de Rusia

67 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page