Tienen que saber ganar y perder.


Últimamente es común escuchar en política decir que se perdió pero se gano.

Por allí hay una frase que dice:

“Si nunca pierdes, nunca podrás apreciar las victorias”.

Cuando te enfrentas a una “competición”, en el ámbito que sea, sabes que al final unos ganan y otros pierden, que eso tan habitual entre los políticos, que siempre creen que han ganado, no es cierto.

Uno gana y los otros quedan por detrás, por decirlo de forma mas suave. Y la grandeza de la competición no es tanto saber ganar, es más importante saber encarar la derrota.

Uruguay ha celebrado diversas elecciones pero en las últimas incluso la del domingo pasado, copo como siempre el interés informativo hasta el punto de parecer que eran algo mas que una consulta por 135 artículos de la LUC.

Hemos visto una guerra entre unos y otros recurriendo a verdades a medias mentirás y desinformación sobre ejes temáticos de los artículos..


La campaña fue dura y con momentos de crispación importantes; entiendo que esto era buscado a modo de estrategia por algún sector, también que lo que importa en estas situaciones es que hablen de uno, aunque sea mal. Lo importante es salir en los medios, tener tu minuto de gloria, que te vean.


Críticas al contrario, “fascista”, “comunista”, “bolivariano”, “libertad”, “democracia”, palabras habituales en los discursos. Por el contrario, “seguridad”, “educación”, “servicios sociales”, etc., de eso muy poco.


Pero aún así, había que votar, había que elegir. Y se votó y se hizo como nunca, con una participación muy importante. Los uruguayos hablaron, decidieron. Como cada vez que hay elecciones, unos ganaron y otros perdieron. En esta ocasión incluso detrás de la propuesta del SI iba mas allá de un partido político estaba el PIT CNT. Aún así, como no podía ser de otra forma, también ganó pues logró tener votos que para la representación del SI fue un triunfo por diversos factores y también para algunos politólogos. Un consuelo de perdedor que declara ante la opinión pública de que se gano.


El que más perdió fue el gobierno y su coalición para algunos. Porque no habría votado como esperaba dicen actores de análisis político y de sectores de la prensa.


Otros actores dicen que el resultado, era el esperado. Ahora llegan las acciones post elección en las internas, criticas, no entender lo que ha pasado, culpar al votante de no entender el mensaje, de equivocarse cuando vota.

No saber perder es lo peor . La mejor lección que pueden sacar de esta derrota los sectores que agruparon las propuesta del SI sin paliativos es que les obligará a regenerarse, a cambiar, a rejuvenecer sus dirigentes y su discurso. La grandeza de perder es entender los motivos, analizarlos y saber rectificar. No se si aún están rumiando la derrota o de verdad están en buscar eso tan conocido de que “no hay mal que por bien no venga”.


Y, por último, está el gran ganador, el que ha revalidado por la puerta grande su triunfo la coalición de gobierno desde nuestra opinión y en su cabeza el presidente de la República Luis Lacalle Pou.

Ahora toca gestionar el triunfo, ser generosos con los derrotados, tender la mano y gestionar por y para todos. Toca cumplir , mejorar los servicios públicos, poner en marcha las reformas necesarias para que nuestra salud, educación, servicios sociales, justicia, etc., mejoren. Ya no es momento de slogan y palabras vacías, es el momento de hacer. Llega lo mas difícil, saber ganar. Ganar no implica carta blanca para hacer lo que se quiera, significa compromiso con los ciudadanos y respeto, a estos, a sus votantes y a los que no lo son, también a los perdedores. Unos y otros, los que ganan y los que pierden, ahora tienen que saber ganar y perder.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo